Crónica del Sábado de Pasión

Comenzaba una gran semana en la calle Escritor Federico de la Vega, donde formamos cada año para acompañar al Santísimo Cristo de la Sed, cada Sábado de Pasión. Muchos nervios se palpaban en el ambiente, comenzaba una de las semanas más esperadas del año por todos los músicos y cofrades.

Tras el redoble de un tambor, daba la orden a la batería para que comenzara el “paso ordinario” enfilando así la calle, sonaban las primeras notas de “San Quintín” composición militar que interpretamos en ordinario. Nos dirigíamos a la Parroquia de San Juan el Grande y Nuestra Señora de la Candelaria para comenzar acompañando al Santísimo Cristo de la Sed de Jerez de la Frontera.

Asomaba la Cruz de Guía por la puerta, cuando ya estábamos dispuestos a mostrar todo el trabajo, constancia y dedicación realizados durante todo el año, poco más tarde y acabando la espera, se escuchaba el suave caminar de los costaleros con pasos cortos, asomando al Cristo de la Sed por el dintel de la puerta, todas las miradas se dirigían a la cara de una imagen que caminaría hasta San Miguel para realizar su Estación de Penitencia.

Una corneta marcaba el inicio del caminar de paso y sonaba la “Marcha Real”, seguidamente “Señor de Humilde mirada” la cual conseguía enfilar al paso del Cristo de la Sed por la calle Arquitecto Hernández Rubio.

El paso del Santísimo Cristo de la Sed llegaba a la Plaza del Arenal, donde la Hermandad se asienta y adquiere un corte más reposado, la gran afluencia de publico se aglomera para ver el caminar del Señor.

Sonaba “Devoción” en una plaza en la cual la noche se iba apoderando del cielo y comenzaba a encenderse los candelabros del paso de Cristo.

Apagadas todas las luces y apoderándose completamente la oscuridad de la plaza de San Miguel, sonaba “El Milagro”, finalmente se hizo el silencio hasta justo antes de entrar el Cristo de la Sed en la Iglesia de San Miguel.

Generosos minutos más tarde se hacía presente un pequeño halo de cálida luz, donde la candelería del paso de Cristo asomaba el dintel de la puerta para así enfilar su segunda tramo del recorrido, sonaba “Refúgiame” de corte serio y elegante cuando transcurría el Cristo de la Sed por la Plaza del Carbón.

El andar sentido de los costaleros del paso de Cristo portaban al Señor hacia su recogida mientras sonaba “Al compás de tu andar, Despojado”, “La Valiente”, “El Dolor” y “Eternidad” y por último “Requiem” posando los por ultima vez zancos del paso, dentro de la Parroquia de la Hermandad, para así culminar el primero del que sería uno de los días grandes de la Semana Santa de 2017.

Fotografía / Alejandro Bejarano
Video / La Pasión de Jerez
Share on FacebookTweet about this on Twitter